¿Desaparecen cosas en tu casa? Un duende podría ser el culpable

¿Nunca te ha pasado que por más que buscas no encuentras algo en tu casa? ¿Y que cuando por fin lo encuentras se encontraba en el primer lugar que buscaste? Tal vez no sea por falta de observación o distracción, tal vez se trate de un duende. A estos pequeños seres se les conoce por sus travesuras, escondiendo y confundiéndonos en nuestras propias casas. Sin embargo, no todos son tan malos como pueden parecer.

Suelen aparecer por la casa por varias razones, una, la más común, es cuando son atraídos por el desorden de nuestras casas, por lo que una de las formas de alejarlos o de evitar que lleguen en primer lugar, es limpiar continuamente la casa, reacomodando y no dejando espacios con acumulaciones. Y esto no solamente aplica a cosas físicas, sino también a una suciedad “energética” que tiene que ver más con reflejar una mala vibra o de ser blanco de un trabajo de brujería que de ser algo tangible. Así mismo, si eres víctima de estas travesuras y no tienes ningún trabajo sobre ti puede deberse a que alguien más de tu familia fue el blanco, pero se rebotó a ti.

Para que te regresen tus objetos se cuenta hay varios métodos, el más práctico es el de mantenerse firme y decir con voz fuerte y clara que te regrese tus cosas, sin embargo, para algunos duendes esto puede resultar aún más divertido y puede que busque fastidiarte más. Otro es simplemente ignorarlos y hacer limpieza hasta que se aburran y se vayan a molestar a alguien más. Otro, tiene que ver con hacer un trato con el mismo duende. Que consiste en darle todos los días algún objeto como un cigarro o algo de pan, a cambio de que dejé tus cosas en paz.

Sin embargo, resulta la cuestión del por qué ellos pueden presentarse de esa manera tan física y mover objetos, y es porque justamente ellos viven en el mismo plano que nosotros, no es como otras criaturas que viven en otro y solo pueden trasmitirse a través de otras cosas. Como los demonios que solo pueden ser vistos o escuchados a través de una posesión. En el caso de los duendes ellos residen en el mismo plano que nosotros, por lo que no tienen ningún problema con tomar lo que se les antoje y molestar mientras les resulte divertido.

Aun así, con lo problemáticos que puedan parecer, ellos pueden presentarse por la mala energía que desprendemos y llegan más que otra cosa para guiarnos dentro de nuestras vidas, pues si somos capaces de analizarnos introspectivamente, sabremos interpretar que los duendes no llegaron para molestar sino para hacernos ver que hay algo malo. Generalmente tiene que ver con alguna brujería, que puede ser trabajada o eliminada. Por lo que, a grandes rasgos, aunque los duendes suelen ser molestias, también se les podría considerar nuestros amigos y ayudantes. Mostrándonos que hay algún espectro que no debería estar ahí, pero puede estar afectando nuestra calidad de vida.

Existen ocasiones en que los duendes no llegan solos a la casa de uno, sino que son mandados por otra persona, por lo que, de ser así, no encontraras ningún buen trato, pues suelen ser mandados con la mala intención de desequilibrar a la persona que lo recibe. Lo que puede llegar a niveles más peligrosos pues no solamente pueden molestar, sino llegar a provocar accidentes verdaderos que pongan en riesgo a nuestras familias.

Así que ya sabes, si notas que llegaron con buena intención no los molestes y deja que sigan en tu hogar, pues serán tus protectores. Pero si ves que actúan con mala intención expúlsalos rápidamente y mantén limpia tu casa y tu energía.

(Visited 43 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published.